Italia 1583, Martínez, Buenos Aires

(011) 4798-4414 / 4792-8971

bernades@bernades.com.ar

La piel es el reflejo de la salud, muchos animales vigorosos y normales tienen pelajes desgreñados principalmente por descuido. Son factores de riesgo que favorecen parásitos externos y problemas de piel.

Antes de adquirir un animal de determinada raza, se deben conocer los cuidados necesarios.

cuidados de la piel y el pelo

Está comprobado que genéticamente el buen pelaje se trasmite de padres a hijos. Pero aunque un perro esté en condiciones de tener una piel y pelo excelentes, se requieren muchos cuidados y una dieta equilibrada, principalmente para los de abundante y largo pelaje.

La cantidad de cuidados varían según la raza, pero éstos consisten en cepillado diario, peinado y remoción de pelo muerto o lanillas sueltas; sin mencionar el baño.

Las diferentes razas tienen distintos tipos de pelaje por lo que es difícil generalizar sobre los detalles de acicalamiento. Cuando se encuentra un programa suficiente para mantener al animal con un aspecto cuidado se lo deberá seguir estrictamente. Es mucho mejor emplear unos minutos diarios de cuidado que pretender que en unas horas se realice todo el trabajo que no se hizo en meses.

Los implementos necesarios para la mayoría de las razas comprenden: peine, cepillos, cortauñas, lima, toalla, algodón, shampoo, solución para limpieza de orejas y líquidos pulguicidas.

Hay que acostumbrar desde los primeros meses de vida a los cachorritos para que colaboren y disfruten del cepillado y baño.

Antes de adquirir un animal de determinada raza, se deben conocer los cuidados necesarios.

Instrumentos para el aseo y el arreglo

Las peladoras eléctricas y las tijeras deben ser manejadas por personas entrenadas.

  • Peines: Deben tener dientes romos. Los hay de metal y de plástico. Es más importante el diseño que el material. El peinado forzado o la tracción de los pelos enmarañados, extrae pelos vivos y muertos, pudiendo estropear el manto.
  • Rastrillo: es un instrumento especialmente conveniente para cortar apelmazamientos densos en un manto enredado. Cuenta con una hilera de dientes metálicos largos. Hay que usarlo con cuidado, especialmente en las patas.
  • Cardinas: son una tabla cuadrada con mango corto. Posee dientes de alambre finos y curvados muy próximos entre sí, permiten aflojar el manto, eliminar el pelo muerto y algunos de los nudos más chicos. Se coloca cerca de la piel y se tira hacia el largo del pelo.
  • Cepillos: para mantos más largos, se usan cepillos con cerdas más extensas y espaciadas, implantadas en la base del mango de goma. Los perros de manto liso deben ser cepillados a favor del pelo. El cepillado excesivo rompe y arranca el pelo. El cepillado superficial no es bueno, excepto para los animales de manto corto. La superficie parecerá estar arreglada y el pelo se trabajará desde la piel hacia afuera.
  • Partidor de pelos enredados: rebana los pelos engreñados, lo que facilita su eliminación. Si el pelo es tomado entre el pulgar y el índice se denomina Triming (arrancado). El propósito del raspado y arrancado, como el que se aplica en las razas Terrier cuyos mantos son inflados y sueltos, es la eliminación del pelo muerto conservando el vivo. Cuando se cortan con máquina se eliminan los pelos vivos y muertos, lo que no es deseable. El Triming debe realizarlo una persona entrenada y es trabajoso. Se toma mecha por mecha, siendo mucho mayor el tiempo que se necesita. Se obtiene un manto fuerte, brilloso y bien coloreado; siendo óptimo el resultado.
  • Corte de uñas: las uñas deben conservarse cortas para que los pies sean compactos y estrechos. Luego del baño recortar o limar.
  • Higiene dental: cepillado rutinario. En casos necesarios realizar limpieza ultrasónica.
  • Sacos anales: Palpar y exprimir antes del baño.
  • Oídos: atención y cuidado antes y después del baño. Algunos Terriers y Caniches pueden tener gran cantidad de pelos en crecimiento dentro de los canales auditivos. Este exceso debe ser arrancado pues de lo contrario favorece la acumulación de cerumen y la irritación. Previo al baño colocar bolas de algodón dentro de los canales auditivos para evitar la entrada de agua y jabón. Luego del baño colocar un chorrito de solución limpiaorejas para mantener sano el oído.

Todos los perros de manto medio y largo deben ser completamente peinados antes del baño. Luego del baño y mientras estén húmedos se repetirá el peinado.

  • Baño: Existen diferentes tipos de shampoo de acuerdo con cada necesidad y tipo de pelaje: para cachorritos, antisépticos, antiseborreicos, hipoalergénicos, antiparasitarios, blanqueadores, abrillantadores, cremas de enjuagues y lociones. El baño debe hacerse con la frecuencia que su animal necesite de acuerdo con el grado de convivencia y si su manto es sano o no. Deben tomarse ciertas precauciones, como evitar el enfriamiento, bañarlo en un lugar sin corrientes de aire, con agua tibia y secarlo con toalla y secador. El shampoo se coloca en el cuello y en la parte superior del tronco. La espuma debe ser frotada en los perros de manto corto y, estrujada en los pelajes largos para que no se apelmace el pelo. Hay que tener cuidado con la cara, evitar que penetre espuma en los ojos que puede provocar úlceras importantes. El enjuague completo es fundamental, si el jabón permanece en la profundidad producirá irritación de la piel. Luego se podrán aplicar cremas de enjuague y lociones o líquidos pulguicidas.

Cada tipo de manto tiene su cuidado:

  • Manto largo con submanto: las razas típicas son: Collies, Viejo Pastor Inglés, Siberianos y Samoyedos.

Necesitan: rastrillo, cepillo de cerda, cepillo de alambre, peine común y fino.

El pelo muerto se elimina con rastrillo. El manto se peina y cepilla hacia adelante sobre la parte superior y laterales, y hacia atrás en los flancos. El peine fino es necesario para el pelo debajo del mentón, cola y detrás de las orejas.

  • Manto sedoso: las razas típicas son: Spaniels, Afganos, Malteses, Yorkshires, Setters, Lhasa Apsos y Pequineses.

Necesitan: cepillos de alambre y cerda, peines de acero medio y fino. Requieren un cepillado frecuente, baños a intervalos periódicos para evitar la irritación de la piel y que se enrede el pelo. Para cepillar estos mantos el pelo se eleva con la mano y se peina y cepilla, para liberar gradualmente todos los enredos hasta la piel.

Los Spaniels desarrollan 2 a 3 mantos por año y deben ser pelados cada 3 meses.

  • Manto lanudo o rizado que no muda: las razas típicas son: Caniches, Bedlington Terriers, Kerry Blues Terriers.

Necesitan: cepillo de cerda, peine de acero fino, medio y grueso. Deben ser pelados cada 6 semanas. Los cachorros se comienzan a acicalar desde las 8 semanas de edad. En un comienzo sólo se rasuran cara, pies y cola.

Los pelos muertos y sueltos son principalmente pelos secundarios que quedan atrapados en el pelaje. El abandono ocasiona apelmazamiento. Antes del baño se realiza un cepillado completo para eliminar pelos muertos.

El cuidado de este grupo comprende el peinado y cepillado (con alambre) o cardado diario.

  • Manto liso: las razas típicas son: Sabuesos, Retrievers, Dachshunds, Dálmatas, Beagles, Whippets, Dobermans, Smooths Terriers, Boxers.

Necesitan: Guante o cepillo de goma para perros. El manto se puede frotar hasta conseguir un pelo brillante y liso con el uso de guantes y toallas. De esta forma también se eliminan pelos muertos.

  • Manto áspero o duro: Las razas típicas son: Fox Terriers pelo duro, Airdale Terriers, Schnauzers.

Necesitan: cepillo alisador, peine fino y medio, guantes para perros. La rutina en los cachorros de estas razas debe comenzar a los 4 meses de edad mediante el recorte de la cabeza, orejas y cola.

La peladora NUNCA debería ser utilizada sobre el cuerpo del animal porque ablanda el manto al eliminar los pelos protectores gruesos. Se debe realizar Triming cada 4 meses.

  • Manto acordonado: Las razas típicas son las razas húngaras Komondor y Puli.

Necesitan: Shampoo suave diluido con agua 10/1, rociador y secador. Nunca deben ser pelados o peinados.

Que un perro tenga una piel y pelo excelentes, requiere muchos cuidados y una dieta equilibrada, principalmente para los de abundante y largo pelaje.

El shampoo se exprime dentro del manto y se enjuaga con grandes volúmenes de agua tibia a presión dentro del manto. Se exprime el agua con la mano y se deja secar. Los perros con mantos acordonados deben ser manipulados por estilistas profesionales.

Debemos tener en cuenta que independientemente de la raza, un manto sucio, seborreico, con mal olor, es muy desagradable al tacto y es un medio favorable para el desarrollo de hongos y bacterias.

Usando un shampoo adecuado, dedicando unos minutos a desenredar, removiendo el pelo muerto, logramos una mejor reacción de la piel y el manto, favoreciendo la convivencia y mejorando la relación con nuestros animales.