Italia 1583, Martínez, Buenos Aires

(011) 4798-4414 / 4792-8971

bernades@bernades.com.ar

Desparasitación

¿Por qué es tan importante controlar los parásitos en nuestros animales?

Perro observando

Independientemente del cuidado que tengamos sobre ellos, se encuentran constantemente expuestos a adquirir parásitos. Los huevos y larvas están en los ambientes que frecuentan (calle, jardines, plazas.).

Las enfermedades parasitarias son importantes en todas las etapas de la vida. Pueden ocasionar trastornos de leves a graves, dependiendo de la cantidad. Entre otros: problemas digestivos crónicos, gastroenteritis (interfieren en la absorción de nutrientes), trastornos respiratorios, anemia, decaimiento y muerte. Afectan el normal desarrollo causando problemas óseos. Las larvas migran por todo el cuerpo, enquistándose.

Son varias las clases que pueden encontrarse y la mayoría pueden transmitirse al hombre.

La forma de controlarlos es mediante desparasitaciones periódicas, siendo el lapso variable según cada caso (dependiendo del riesgo de infestación). También se puede realizar previamente un análisis de materia fecal para identificar a el o a los parásitos, para suministrar la medicación más apropiada y regular el intervalo entre dosis.

También es importante el control de las pulgas porque albergan en su interior larvas de tenias, una clase de parásito, que al ser ingeridas completan el ciclo dentro de nuestros animales. Es fundamental realizar un control sobre el animal y el ambiente.

Vacunación

Cuando vacunamos a nuestros animales, intentamos prevenir enfermedades graves. Al aplicarle una vacuna le estamos suministrando virus modificados (no causan enfermedad); de esta forma el sistema inmunitario producirá anticuerpos contra ellos y si entra en contacto con la enfermedad tendrá defensas necesarias para afrontarla.

Independientemente del cuidado que tengamos sobre ellos, se encuentran constantemente expuestos a adquirir parásitos.

Las madres transfieren a sus cachorros parte de sus defensas mediante el calostro (leche materna de los primeros días). Esta inmunidad, llamada pasiva, va decreciendo, siendo necesario vacunarlos. Los cachorritos que llegan a nuestro consultorio tienen distintas historias, aplicándose un plan para cada circunstancia. Es ideal comenzar la vacunación a los 43-45 días y finalizarlo entre los 4-5 meses, momento en que ya maduró su sistema defensivo.

Deberá revacunarse cada año toda la vida, porque la protección disminuye paulatinamente.

Deben vacunarse contra varias enfermedades:

  1. Moquillo: Afecta el aparato digestivo, respiratorio, y/o nervioso. Un animalito con inapetencia, conjuntivitis, fiebre, descarga nasal, problemas respiratorios y diarrea es muy probable que tenga moquillo. Un gran porcentaje de perros no vacunados contraerán la enfermedad, y varios, especialmente cachorros, morirán.
  2. Hepatitis: En los animales adultos la mortandad por hepatitis es baja; no así en cachorros. Este virus ataca diversos órganos produciendo mucho daño, especialmente en el hígado y los ojos.
  3. Parvovirosis y Coronavirosis: Representan las peligrosas diarreas virales. Son productoras de gastroenteritis importantes, llevando a la muerte a los cachorritos por la intensa deshidratación que producen, o por ataque al miocardio (músculos del corazón)
  4. Enfermedades respiratorias: No solo el virus de moquillo afecta el aparato respiratorio, hay otros organismos productores de tos persistente, adinamia, baja de defensas, denominada Parainfluenza o tos de las perreras, que siempre es aprovechada por una contaminación bacteriana secundaria.
  5. Leptospirosis: Es una enfermedad bacteriana. Produce daños renales y hepáticos severos, llevándolo incluso a la muerte. Su importancia radica en que es una zoonosis (enfermedades que los animales contagian a las personas). Cumplen un papel importante en la transmisión, los perros enfermos crónicos y las ratas. Los animales susceptibles la contraen al estar en contacto con la orina de los animales enfermos.
  6. Rabia: Es obligatoria la vacunación anual. Gracias a ello ha disminuido la incidencia de esta enfermedad en animales como en el hombre, pero aún hay casos en diferentes provincias.
  7. Giardas: Parásito diminuto, difícil de erradicar del intestino. Zoonosis.

Alimentación

Alimentación Canina

Una buena alimentación es fundamental durante todas las etapas de la vida, siendo diferentes los requerimientos nutricionales en las distintas etapas (cachorritos, adultos, activos, etc.). Es importante estar informado sobre las bondades, beneficios y comodidad de los balanceados actuales. Se encuentran a la venta productos balanceados secos y húmedos. Estos últimos se comercializan en latas con consistencia blanda, pudiendo suministrarlo solo o mezclado con el seco.

Los hay de distintas calidades:

  • Alimentos Premium y Super premium: de alta calidad, con análisis garantizado de todos sus componentes. Cuentan con los nutrientes para un óptimo mantenimiento. No es necesario suplementarios con minerales, ni vitaminas. Al tratarse de alimentos altamente digestibles, la cantidad a dar es menor, y también lo será el volumen de la materia fecal.

Existen balanceados elaborados para obesos, para los de avanzada edad, muy activos y también para los enfermos (problemas digestivos, cardíacos, renales, diabéticos, etc.). Venta exclusiva en Veterinarias.

  • Alimentos económicos, venta masiva en supermercados: de menor calidad para los que no pueden acceder a un alimento Premium.

Si está recibiendo alimentación casera y quiere comenzar a darle balanceado, el cambio de dieta debe ser paulatino, ya que podría producir vómitos o diarrea.

Sugerimos el siguiente esquema:

  • 1er. Semana: 75% de la comida habitual + 25% de alimento balanceado.
  • 2da. Semana: 50% de la comida habitual + 50% de alimento balanceado.
  • 3er. Semana: 25% de la comida habitual + 75% de alimento balanceado.
  • 4ta. Semana: 100% alimento balanceado.

Lo ideal es que su perro una vez que ha terminado su desarrollo, se alimente 2 veces por día, toda la vida. De esta forma evitamos el riesgo de una sobrecarga y la mortífera torsión de estómago.

Si prefiere suministrarle alimentación tradicional debe ser lo más variada y completa posible. Consulte sobre minerales y vitaminas a suplementar. La proporción es de 60% de hidratos de carbono y 40% de proteínas; incrementando éstas en cachorros o animales con altos requerimientos.

  • Proteínas: Carne picada o pollo, a la parrilla, horno, plancha o microondas (ni frita, ni hervida). No conviene suministrarla cruda debido al riesgo de infecciones y parasitosis.
  • Hidratos de carbono: Arroz, fideos blancos o polenta. Deben estar muy bien cocidos (agregar aproximadamente 10 minutos al tiempo de cocción habitual de cada alimento).
  • Ácidos grasos: Los perros necesitan, al igual que nosotros, grasas en la dieta. Por esta razón es fundamental agregarlas diariamente. Es importante no administrar carne magra y agregar aceite de maíz.
  • Otros alimentos: Zapallo, zapallito, manzana, zanahorias, huevos, yogurt, queso cottage, ricota, copos de cereales, pescado cocido, mondongo, frutas varias, pan y galletas; estos dos últimos en cantidad moderada. No es conveniente que le dé huesos de fácil trituración; elija los cartilaginosos (chiquizuela, falda) o los de cuero o nylon.

La cantidad de comida a suministrar varía según el tamaño y estado físico de su animal.

En el caso de que coma exclusivamente balanceado, siga las indicaciones de cantidad sugerida según el peso. Si su perro no tiene problemas de obesidad, puede dejarle durante todo el día alimento a su disposición.

Pídanos consejo sobre la dieta más apropiada para su animal según su estado de salud, físico y edad.

Cuidados de la piel y el pelo

La piel es el reflejo de la salud. Un pelaje descuidado, con nudos, da lugar a infecciones de piel y favorece la proliferación de parásitos externos. Un manto sucio seborreico, con mal olor, es muy desagradable al tacto y es un medio favorable para el desarrollo de hongos y bacterias.

Es conveniente que tome algunas medidas:

  1. Previo al baño dedique unos minutos a desenredar los animales de pelaje largo.
  2. Utilice un producto de buena calidad: Un shampoo adecuado a su edad, piel y pelaje.
  3. Evite que le entre shampoo en los ojos y agua en los oídos. Aplique posteriormente al baño un Limpiaorejas. Cuídelo de las corrientes de aire.
  4. Utilice los elementos más apropiados para la raza.

Pida asesoramiento en nuestra peluquería. De esta manera favorecemos la convivencia y mejoramos la relación con nuestros animales.