Italia 1583, Martínez, Buenos Aires

(011) 4798-4414 / 4792-8971

bernades@bernades.com.ar

Obstrucciones

epifora

Las vías lagrimales constan de conductos que comunican el saco conjuntival con la nariz. Cuando falla este sistema se observa epífora (lagrimeo), por defectos en la génesis (puntos lagrimales diminutos o imperforados) u obstrucciones causadas por inflamación o mucus.

Los puntos lagrimales pequeños pueden ampliarse quirúrgicamente. Si son imperforados no siempre se soluciona el problema y la cirugía es más trabajosa, siendo indispensable la utilización de buena magnificación binocular.

Las obstrucciones de los conductos lagrimales se tratan canalizando e inyectando a presión, colirios acuosos con corticoides y antibióticos cada 8 hs. Es conveniente repetir la maniobra semanalmente, en dos o tres oportunidades. Si repite el cuadro intentarlo nuevamente.